Breve Historia de la Clausula Suelo para la plantilla

Cuando a principios de 2013 se negocia el Acuerdo de Fusión, posteriormente formalizado el 15-03-2013, algunas cuestiones quedan pendientes de revisión posterior por determinadas circunstancias.
La importancia de aspectos positivos que era necesario acordar y consolidar, como son la homologación de condiciones económicas, de horarios y jornada y, fundamentalmente, las condiciones de salida del Banco de los posibles excedentes derivados de la fusión, sin la utilización de medidas traumáticas, nos decide a firmarlo, pero siempre manteniendo la reivindicación en busca de soluciones pactadas para los asuntos pendientes.
La homologación de las condiciones de operaciones de financiación vivas para el personal procedente de Banesto, con la supresión de la cláusula suelo ha sido uno de esos aspectos, que hemos podido pactar satisfactoriamente para las partes a pesar de los impedimentos.
CGT, en su búsqueda de protagonismo mediático, a pesar de ser firmantes del Acuerdo de Beneficios Sociales Financieros de Banesto, denunció ante la Audiencia Nacional la existencia de la cláusula suelo por discriminación de una parte de la plantilla de Banco Santander. Y lo hizo a pesar del informe desfavorable de su propia Asesoría Jurídica, que desaconsejaba la vía judicial. Y así ocurrió. Perdieron la demanda y pusieron en el Banco una ventaja negociadora que ha costado mucho paliar posteriormente.
El Banco aprovechó entonces para introducir elementos a revisar distintos del que veníamos tratando sobre las condiciones de créditos y préstamos del personal procedente de Banesto, y tras un duro proceso de negociación consensuamos el Acuerdo Colectivo para la revisión, actualización y ampliación de contenidos del Acuerdo de Fusión, que se firmó el pasado 23-07-2015. En él:
• Se elimina la cláusula suelo de los préstamos y créditos tanto hipotecarios como de consumo del personal procedente de Banesto.
• Se mejora el Acuerdo de Mejoras Sociales Extraconvenio para toda la plantilla, ampliándose límites y plazos de concesión de operaciones de activo para empleados y empleadas, así como las condiciones de uso de los servicios bancarios.
• Se actualiza el Acuerdo de Servicios Centrales para adecuar el nuevo redactado a la realidad de la Empresa, incluyendo en el mismo al Centro Gran Vía Santander (antiguos SSCC de Banesto).
Y todo ello gracias a la insistencia en el diálogo, la negociación y el acuerdo que caracteriza a CCOO. Porque sabíamos desde el principio que solo así podríamos llegar a avances como los logrados.

Anuncios

El amigo gorrón

gorrones

En todo grupo de amigos siempre hay uno de ellos o ellas, que ríe, disfruta, come y bebe como los demás. Pero cuando llega la hora de hacerse cargo de la cuenta, nadie es capaz de encontrarle nunca.

Suelen ser aficionados a hablar alto en los bares, a corear a carcajadas cualquier ocurrencia y a sumarse con entusiasmo a cualquier queja o lamento que aparezca en la conversación.
Acostumbran a desarrollar a similares capacidades tanto para escaquearse de pagar, como de caer simpáticos a una mayoría suficiente para no verse expulsados del grupo.
Mucho más dedicados a buscar o inventarse desméritos ajenos, que a labrarse los propios, pagan muchas veces divulgando jugosos chismes las rondas que gorronean.
Arrastran su mezquina existencia, mendigando favores que nunca agradecen, porque consideran que siempre merecen más de lo que reciben
Desgraciadamente forman parte del paisaje y como la vida rara vez es justa, no suelen recibir el trato que se merecen.
En este banco, Banco Santander, como no podía ser menos, también existen, y publican circulares, que no por casualidad, titulan “A que precio”.
Así me voy más a gusto de vacaciones.
Josean Guerra
Delegado de CCOO en Banco Santander Euskadi

CCOO gana de nuevo las elecciones sindicales

Pasados unos días desde la celebración de las elecciones sindicales de banca, podemos hacer una reflexión más alejada de las emociones y tensiones de una jornada muy intensa y a su vez, más cercana a la realidad de los resultados. Unos resultados que identifican la voluntad y el deseo de miles de trabajadores y trabajadoras.

La sorpresa llega al día siguiente de las elecciones, cuando todas las circulares informativas de los sindicatos tienen el mismo denominador común: todos han ganado. Sabemos que los números son proclives a muchas interpretaciones, y que a base de retorcer y retorcer los datos, a base de explicaciones rocambolescas, se consigue la cuadratura del circulo: todos ganan. Algunos lo justifican en que son los que más han subido porcentualmente (aunque sea pasar de un 5 a un 6%), otros en que son los que menos han perdido en datos absolutos (sin considerar la disminución de plantillas), otros haciendo comparativas imposibles, otros diciendo que las previsiones eran mucho peores, algunos incluso mintiendo directamente… En definitiva, todo depende de con qué comparas las cosas, qué criterios utilizas y el color con el que miras la realidad.

Sin embargo también es cierto que por más voluntad y ganas que se tengan de tergiversar los datos y los números, al final la realidad es muy tozuda y acaba imponiéndose. En este sentido queremos aportar nuestra reflexión, con datos e interpretaciones claras y lógicas:

En primer lugar hay que resaltar el alto índice de participación. Aquí si que todos, sindicatos y trabajadores y trabajadoras podemos felicitarnos. Ahora que hay tantos medios de comunicación al servicio de las élites económicas y políticas que han elegido a los sindicatos como su enemigo a batir, tener un nivel de participación en el sector superior al 85%, es todo un bofetón a quienes cuestionan de forma sistemática la representatividad de los sindicatos. No podemos olvidar que tenemos un Presidente del Gobierno elegido en unas elecciones generales con una abstención por encima del 31%, o que la media de abstención en las elecciones europeas es del 44% o del 34% en las municipales.

Otro dato irrefutable es que CCOO hemos vuelto a ganar las elecciones sindicales tanto en el Banco Santander, con el 37,50% de representatividad, como a nivel del sector de Banca con el 43,20%. Y además, hemos incrementado nuestro porcentaje de representatividad y aumentando la diferencia con la segunda fuerza sindical, en los dos ámbitos. Al final de esta entrada, podéis ver los gráficos y las tablas donde todo esto queda reflejado  y donde, sin duda alguna, podéis confirmar nuestra afirmación: “CCOO hemos ganado”.

Los últimos años en nuestro sector, desde la celebración de las anteriores elecciones, han tenido como elemento común un proceso de reestructuración duro y complicado, que ha comportado la desaparición de varios Bancos. Sin embargo, al contrario que en otros procesos de estas características, que se saldan con mucho dolor para los trabajadores y trabajadoras, aquí se ha desarrollado de forma no traumática, con una homologación de condiciones  más que aceptable y con unas salidas para acomodar la  plantilla  a la nueva realidad con medidas voluntarias, no traumáticas y muy superiores a las establecidas por la legalidad vigente.

Años que han estado acompañados a nivel general por un deterioro sistemático del estado del bienestar, con recortes en sanidad, educación, justicia, etc…. y con reformas destinadas a favorecer los intereses de las clases pudientes. Y, como decíamos antes, con una desenfrenada política de desprestigio y agresión hacia quienes ejercen de muro de defensa de las clases trabajadoras: los sindicatos y en concreto CCOO.

Ha sido en este escenario, convulso, complejo, difícil y a veces desolador, donde los trabajadores y trabajadoras han vuelto a confiar en CCOO, como garante de la defensa de sus derechos y de sus intereses.

Y ahora qué? Desde CCOO vamos a seguir en el trabajo diario, comprometidos y aportando nuestro esfuerzo y la ilusión de todos nuestros delegados y nuestras delegadas en aras de seguir mejorando las condiciones laborales de la plantilla del Banco Santander. Sabemos que el día a día en las oficinas es difícil, sabemos que el clima laboral está muy deteriorado, sabemos que hay muchas cosas que mejorar y sabemos que hay compromisos pendientes de cumplir desde los Acuerdos de Fusión. Pero también sabemos que será nuestra capacidad de gestión, de negociación y de presión, esa que CCOO lleva años demostrando en cada sitio y lugar, lo que hará posible de verdad que trabajar en el Banco Santander sea un orgullo y no una tortura.

DISTRIBUCIÓN PROVINCIAL DE RESULTADOS EN BANCO SANTANDER:

Resultados EESS 2015 por provincias

 

GRÁFICAS RESULTADOS TOTALES EN BANCO SANTANDER:

Gráfica resultdos totales en Banco Santander

 

Distribución de resultados totales en Banco Santander

 

RESULTADOS TOTALES EN BANCA:

Resultados EESS en Sector de Banca

Verdades y mentiras de la Cláusula Suelo

La cláusula suelo de las hipotecas de los trabajadores y trabajadoras de Banesto ha sido objeto de múltiples circulares, muchas interpretaciones, bastantes manipulaciones, y que ahora, con las elecciones sindicales a la vuelta de la esquina, se están multiplicando, fundamentalmente con la intención de obtener algún rédito en forma de votos. Por triste que nos parezca, otras representaciones sindicales siguen lanzando mensajes equívocos sobre su naturaleza y desaparición, basando su discurso en la falsedad y la demagogia, arrojando dudas y buscando una visión simplista del tema, generando más incertidumbre aún entre los trabajadores y trabajadoras. Por ello, queremos trasladar nuestra opinión de forma clara, concisa y concreta.

VERDAD.  CCOO como sindicato mayoritario en la empresa, impulsó el Acuerdo de Fusión como herramienta para preservar el empleo y homologar las condiciones de la plantilla fusionada.  No fue posible en ese momento, por diversas causas, incorporar en el mismo la eliminación de la cláusula. Sin embargo, seguimos pensando que el citado Acuerdo fue tremendamente positivo para los intereses de la plantilla, porque aportó estabilidad eliminando incertidumbres, garantizando las condiciones laborales y comportó mejoras significativas, especialmente para la plantilla procedente de Banesto.

VERDAD. En aquel momento adquirimos el compromiso con el Banco de que en el año 2014 volveríamos a abordar este asunto a fin de encontrar una solución satisfactoria para la eliminación de la cláusula. A principios de año empezamos a entablar conversaciones y toda hacía prever que a mediados de año, hacia Mayo, Junio pasados, se podría alcanzar un acuerdo para su eliminación definitiva. Sin embargo, cuando la Empresa conoció la denuncia interpuesta por CGT paralizó la negociación a la espera de sentencia. Una vez dictada y siendo ésta favorable a sus intereses, la Empresa puso nuevas condiciones encima de la mesa para la supresión de la cláusula, condiciones inaceptables para CCOO, y que pasaban por perjudicar economicamente a otro colectivo de trabajadores y trabajadoras, en concreto de los Servicios Centrales.

VERDAD. El Tribunal Supremo ha dictado sentencia considerando que las cláusulas suelo son contrarias a derecho y abusivas,  pero NO todas, solo las que cumplen ciertos condicionantes: unos tipos de interés rayando la usura (alrededor del 10% y en algunos casos más del 13%),  total opacidad del producto y realizadas sin conocimiento de la clientela. Nuestra cláusula no contiene ninguno de esas condiciones.

VERDAD. Nuestro gabinete jurídico nos recomendó desde el primer momento no interponer una demanda judicial por este asunto. Primero porque las posibilidades de ganar eran practicamente nulas y en ese caso, todos sabemos que las negociaciones son más difíciles si una empresa tiene una sentencia a su favor, como finalmente ha sido en este caso. Segundo, porque la demanda ponía en peligro todo el Acuerdo de Fusión.  No queremos ni pensar lo que hubiera ocurrido si la Empresa hubiera tenido las manos libres para hacer a su antojo, basándose en exclusiva en la reforma laboral.

FALSO. CGT ha sido el único sindicato que ha hecho algo para su eliminación. Total y absolutamente falso, al contrario gracias a su irresponsable actuación sindical interponiendo una demanda jurídica, en estos momentos estamos en peores condiciones para la negociación y la empresa ha fortalecido su posición. Una vez mas se demuestra que un sindicato que basa toda su actuacion en criticar lo que hacemos en CCOO y en judicializar irresponsablemente los temas….no sirve para la defensa y mejora de los derechos e intereses de los trabajadores y trabajadoras… En todo caso, solo sirve para tapar su falta de propuestas, sus nulas alternativas y su incapacidad para mejorar las cosas.

FALSO. Si hubieran ganado la sentencia, el cambio de condiciones hubiera sido gratis. Justo lo contrario, hubiera significado un importante coste económico para los trabajadores y trabajadoras, ya que se habrían tenido que modificar muchas condiciones: pasar de créditos a préstamos, cambiar las garantías ya que unas son personales y otras hipotecarias, modificar en función del importe total los tipos de interés, hasta 5 anualidades al tipo de Amsec y el resto al tipo de interés preferencial, los plazos y considerar los porcentajes máximos de endeudamiento, también distintos. Y todos sabemos que realizar todos estos cambios no es gratuito.

VERDAD. Nuestra propuesta sí permitía la eliminación de la cláusula sin ningún coste. Igual que ocurrió con la rebaja que se introdujo en el Acuerdo de Fusión que pasamos del 2 al 1,5%, sin coste alguno para los trabajadores y trabajadoras, quedando demostrado que el consenso y acuerdo es la mejor vía de solución de conflictos.

Y AHORA QUÉ. CCOO no hacemos demagogia. Comprometemos nuestro esfuerzo y nuestro trabajo diario en seguir denunciando la irracionalidad de la cláusula suelo allá donde lleguemos: la dirección del Banco, el Gobierno, la prensa, etc…, y en seguir peleando por su eliminación. CCOO ha demostrado que, al contrario que las acciones irresponsables ideadas unicamente para justificar que se hace algo, la acción sindical seria, responsable y perseverante da sus frutos, como los dio al cerrar los sábados, o al conseguir recuperar el complemento de pensiones para toda la plantilla. Sin duda, más tarde de lo que nos hubiera gustado, pero más pronto que tarde lo vamos a conseguir, porque la clausula de la vergüenza es en estos momentos un anacronismo injusto e inaceptable.

 

CCOO somos Charlie Hebdo

Con motivo del comienzo de año, teníamos preparada otra entrada para hoy, pero ante la barbarie cometida ayer en París, queremos expresar nuestra más enérgica repulsa y condena por el asesinato de 12 personas a manos del fanatismo y la intolerancia religiosa.

Para CCOO la libertad de expresión es un derecho fundamental, único, que debe ser respetado y protegido. La libre expresión de las opiniones es esencial para el desarrollo de la sociedad porque infunde en sus individuos el sentido crítico y nos hace partícipes de la necesaria información sobre el entorno que habitamos. No se puede coartar esta pieza básica de la libertad de ninguna manera, y mucho menos callar a quienes ofrecen perspectivas de la realidad distintas a nuestras opiniones.

No negamos que tras este atentado pueda haber más circunstancias que solo fanatismo religioso. Es posible que quienes infunden el odio racial, de sexo, religioso, o de cualquier otro tipo, escondan motivaciones espurias que no tienen el arrojo de explicar abiertamente. Da igual. Lo que no puede hacerse es amedrentar a la opinión pública y a sus altavoces: el periodismo y la cultura.

Combatir la supuesta injusticia que se comete contra una parte de la sociedad es del todo incompatible con el odio y la violencia, y mucho menos con el terror y el asesinato. CCOO defendemos el diálogo, la cultura, la justicia y la libertad como puntos de encuentro para evitar el fanatismo.

Sirva este post como homenaje a las víctimas del atentado de ayer y a quienes día a día ejercen su derecho a expresarse en libertad y sin cortapisas, y sirva para condenar a quienes, escondiéndose tras la violencia y motivando sus ataques en la religión, tratan de poner mordazas a la sociedad. Ahora, a las gentes de bien y pacíficas nos toca contrarrestar el dolor sufrido con seriedad y sin caer en el mismo odio que emplean los agresores.

Todas, todos, somos Charlie Hebdo.

10388658_336408199894632_7607666148793428458_n

 

 

Se acaba el 2014

Pocos días quedan ya para finalizar este 2014, año complicado y difícil, tanto a nivel social como en nuestra empresa.  En la sociedad española, este año ha estado trufado de nuevos engaños y recortes por parte del Gobierno que, aprovechando la coartada que le brinda la crisis económica, sigue con su cruzada en favor de mantener los privilegios de las élites económicas y sociales. No es baladí que España sea el país del mundo desarrollado donde más se ha acrecentado la brecha entre los ricos y los pobres. Tampoco es baladí la ingente transferencia de riqueza que se ha dado de las clases populares a las clases pudientes. Todo ello, aliñado con una corrupción que ha llevado a la ciudadanía al hartazgo más absoluto.

En esa situación general, en el Banco Santander ha sido un año de más de lo mismo, con presiones, objetivos desmesurados, prolongaciones excesivas de jornada, etc. Sin embargo se han producido cambios muy significativos que deben aportar nuevas expectativas y métodos de trabajo, tenemos nueva Presidenta, nuevo Consejero Delegado y un nuevo discurso oficial de la Alta Dirección, discurso que contiene mucho de lo reivindicado desde hace tiempo por CCOO.

Nuestro deseo, y en todo caso por lo que vamos a seguir peleando con todas nuestras fuerzas e ilusión, es conseguir en 2015 mejorar las condiciones laborales y la situación de los trabajadores y trabajadoras en nuestra empresa.

Esperamos seguir contando con vosotros y vosotras para continuar en este empeño, que sin duda entre todos y todas vamos a conseguir.

 

felicitación 2015

 

 

Desastre en la oficina

“Empieza el frío y no para de llover, pero las cosas siguen igual que hace unos meses cuando hacía sol y calor. Aún no he podido ni quitarme el abrigo cuando ya tengo un ligero mareo tras la llamada del director; ¡¡La agenda tiene que estar acabada hoy sin falta!!. Me siento en mi puesto y empieza otro día en el infierno, los recibos del SICO siguen cayendo en cascada, cada vez hay más. El teléfono se va pareciendo a un martillo neumático sonando más y más fuerte, no puedo cogerlo pero por otro lado tampoco desatenderlo. La gente, clientes y no cliente, van entrando a borbotones, la cola se va alargando y la cara de los que esperan expresan todo menos simpatía. Y ahora un mandamiento judicial, fotocopia, bastanteo, datos telefónicos y cuando esté dictaminado a llamarlos para que vengan. Todo ello sin descanso, la cola de clientes sigue inalterable, son caras distintas pero con las mismas urgencias.

Cuando consigo respirar un poco, olvidé ya los días que podía hacer una pausa y salir a tomar un café, me traen un recibo de no sé qué organismo que no sé gestionar y tengo que llamar a alguna oficina de esa comunidad para que me ayuden a pasarlo. Y los clientes de la cola muestran cada vez una cara más agria, la espera se les está haciendo eterna…

Cuando por fin tengo dos minutos sin clientes, recuerdo que tengo pendiente el archivo… lleva semanas sin que lo pueda actualizar, aunque recuerdo que desde hace tres semanas que el compañero cogió sus vacaciones aquí no han traído a nadie, pero sé que a los de “arriba”, a los Jefes esto les importa poco, solo piensan en sus objetivos, sin tener ninguna consideración por las circunstancias ni personales ni laborales de la oficina. Lo que faltaba, me acaban de convocar a un taller sobre ventas… Definitivamente tengo que tranquilizarme, no quiero volver a empezar a tomar pastillas, debo respirar hondo y relajarme, si sigo así  acabaré mal; no para de entrar gente en la oficina, los comentarios críticos y por qué no decirlo incluso ofensivos van subiendo de tono, ¡¡¡¡pero que no ven que solo tengo dos manos!!!!.      Cada vez me siento peor………”

 

Este escrito refleja el día a día de cualquier persona trabajadora, tenga la función que tenga, en una sucursal de Banco Santander.

Si por alguna cosa se ha caracterizado este 2014 que ya está finalizando es por un clima laboral nefasto, que lejos de mejorar con el paso de los meses, lo que hace, aunque parezca imposible, es empeorar a pasos agigantados. El desastre está alcanzando cuotas inaceptables; seguimos con una tecnología propia del siglo pasado, el trabajo operativo sigue aumentando, la aplicación del modelo comercial incrementa la presión para conseguir unos objetivos inalcanzables, siguen con la exigencia de un número desmesurado de reportes, muchos de ellos duplicados, hay multiconferencias a todas horas, etc. Si a todo esto, le añadimos la dramática falta de plantilla, es más fácil de entender el panorama que nos encontramos a diario con jornadas interminables, presiones desmedidas, amenazas continuas, incumplimiento de los acuerdos, negación sistemática a la conciliación… En definitiva, un desprecio total y absoluto a la plantilla, lo que comporta un deterioro inadmisible de la salud y de las condiciones laborales de los  trabajadores y trabajadoras.

Mientras tanto, desde la Alta Dirección llevan tiempo con un mensaje de cambio, especialmente reforzado desde la llegada de la nueva Presidenta, un mensaje de renovación a fondo de las formas y los métodos de trabajo, recogiendo propuestas realizadas por CCOO. Pero ese discurso no llega a la red de oficinas, ese discurso, por ahora sigue siendo solo una esperanza teórica.

Sabemos que los cambios necesitan tiempo, que incluso hay resistencias internas, pero la plantilla está exhausta y necesita de forma inmediata cambios que mejoren nuestro día a día; cambios que reconduzcan el deplorable clima laboral que tenemos; signos de que el discurso no se va a quedar solo en palabras.

Mientras tanto, desde CCOO seguimos trabajando con ilusión y esfuerzo en la mejora del clima laboral, por ello vamos a denunciar con toda la contundencia posible y en todos los ámbitos, las actitudes tóxicas de cierto personal directivo, así como los incumplimientos que se hagan de las nuevas directrices. Todo aquel que comprometa la profesionalidad de su equipo, todo aquel que no haga de la Conciliación un eje fundamental de trabajo; todo aquel que amenace, maltrate a la gente de su equipo…tendrá enfrente a CCOO.

Como ejemplo del desastre que vivimos a diario en las oficinas, os ponemos unas fotos suficientemente ilustrativas.

 

foto1 foto2 foto3 foto4

Comenzamos…

Con este post os damos la bienvenida a todas las personas que queráis saber y profundizar sobre las condiciones laborales en Banco Santander; a quienes queráis conocer la forma en que afrontamos desde la Sección Sindical de CCOO la defensa de los derechos e intereses de la plantilla; a quienes queráis aportar vuestras ideas y vuestra opinión;  a quienes queráis saber la actualidad en el día a día en nuestra Empresa; y también para todas aquellas personas que pertenecen al Grupo Santander. En definitiva, para todos aquellos hombres y mujeres que quieran hacer de este blog un lugar de encuentro.

Esa es nuestra pretensión, crear un espacio en el que podamos acceder a las cuestiones más candentes o, que por su importancia, requieren un tratamiento detenido. Podrás comentar las entradas, darnos tu visión de las cosas, criticar o aplaudir nuestras decisiones, pero todo eso siempre dentro de unas reglas del juego… Muy pocas, pero claras, concretas y sin aristas.

Comisiones Obreras en el Banco Santander es el sindicato de referencia. Lo somos ante las trabajadoras y los trabajadores, a quienes defendemos, asesoramos y representamos, que valoran nuestra eficacia y firmeza en la labor sindical diaria, por lo que nos han otorgado la mayoría en las elecciones sindicales y por lo que gozamos de un alto número de afiliados y afiliadas. Pero también somos la referencia ante la Empresa, que sabe que Comisiones Obreras es un sindicato fuerte, serio y coherente, que vertebra a la plantilla siendo un interlocutor válido, con propuestas serias y viables con el que se puede llegar a Acuerdos, para mejorar las condiciones de trabajo.

Sabemos que ahora no estamos en un buen momento, sabemos que el día a día en las oficinas es caótico, que las presiones son inaguantables….pero también sabemos que en cualquier situación y circunstancia, CCOO va a estar siempre a tu lado.

Comenzamos este blog…te apuntas?